fbpx

El misterio y la leyenda de la isla: Nan Madol

No son pocos los que están convencidos de que la mítica​ Atlántida, descripta por Platón en los diálogos Timeo y Critias, realmente existió. De hecho, la creencia de que la legendaria isla se trata de una historia verdadera llevó a muchos investigadores a aventurarse en la exploración de los rincones más misteriosos del planeta.

En medio del Océano Pacífico, entre el ecuador y el paralelo 11°, se encuentra la antigua ciudad de Nan Madol, en la costa oriental de la isla de Pohnpei. Considerada una de las mayores maravillas arqueológicas del mundo, es una proeza de la ingeniería, e incluso los más expertos están desconcertados por los misterios que atesora.

Una de las investigaciones más recientes fue la realizada por el canal científico Science, que reveló nuevas imágenes de una antigua ciudad en el medio del Océano Pacífico que suscitaron teorías sobre la existencia de otra civilización antigua que habría quedado en el olvido. Un análisis que se suma a otros que proponen diversas conjeturas sobre su ubicación.

Nan Madol, parte de los Estados Federados de Micronesia, se compone de 92 islotes artificialmente construidos e interconectados por canales. Por lo tanto, también se conoce como la Venecia del Pacífico. La realeza, los Saudeleur, vivió en Madol durante unos 500 años de 1100 a 1600 AD. Hay incluso tumbas en la isla. El gran misterio son las estructuras megalíticas que componen la ciudad. Las paredes fueron construidas principalmente con basalto, que son un tipo de roca volcánica. Hay áreas de Pohnpei que tienen depósitos naturales de basalto columnar, en el que la lava volcánica se enfría en forma de pilares verticales. Pero los materiales no estaban cerca, sino a kilómetros de distancia, algo asombroso.

El peso promedio de cada piedra es de 5 toneladas, y algunas llegan hasta las 25 toneladas. Las piedras y las columnas son tan pesadas que los investigadores toda vía deben determinar cómo se construyó o quién los construyó. Algunos expertos dicen que el titánico esfuerzo requerido para construir las estructuras megalíticas rivaliza con el de las pirámides, y probablemente requeriría la participación de todos los habitantes de la isla, que se estima era de 25.000.

Leyendas de la ciudad

Nan Madol parece estar entre la verdad y la leyenda. Lo que los estudiosos no pueden explicar, los mitos locales sí. Los lugareños creen que los constructores usaron magia para transportar las piedras a la isla.

La leyenda dice que las construcciones estaban allí antes de que llegaran. Los isleños no saben quién la construyó, pero dicen que las piedras de algún modo levitaron y «se movieron como por manos de fantasmas». Así, los lugareños llaman a Madol La ciudad de los fantasmas.

La teoría científica sugiere que las piedras fueron traídas del continente usando balsas de bambú para transportarlas por el agua. Sin embargo, en 1995, en un documental para el Discovery Channel, todos los intentos de transportar piedras que pesaban más de una tonelada de esta forma fracasaron.

Obstáculos a la investigación

No existen registros escritos sobre la historia de las islas y se ha mantenido sólo la tradición oral. La costumbre local de guardar secretos es sagrada. Este fue uno de los obstáculos para aprender más sobre su historia. El rey Nahmwarki dijo a todos: «Quien hable sobre los gobernantes pasados ​​con poderes sobrenaturales estaría violando la ley». De hecho, amenazó al arqueólogo inglés FW Christian con la pena capital si rompía la ley Ley y excavava.

Los pocos arqueólogos que osan estudiar sobre el terreno se enfrentan a la posibilidad de una maldición que se dice que caerá sobre aquellos que violen las tierras. En 1874, un naufragio cerca de las Islas Marshall dio con cientos de cajas pertenecientes al antropólogo polaco Jan Kubary, al fondo del océano. Este desastre provocó que se perdiera gran parte de lo que se sabía de la historia de la isla.

Maldición de Nan Madol

A principios del siglo XX, los alemanes gobernaban la isla cuando Víctor Berg se atrevió a ignorar la prohibición real. Entró en la tumba sellada y abrió el ataúd de los antiguos gobernantes de la isla. En él encontró restos esqueléticos de gigantes de dos a tres metros de altura. Esa noche, los espíritus se manifestaron. Una tormenta salvaje surgió con relámpagos inverosímiles. El gobernador Víctor Berg entro en delirio.

A la mañana siguiente, el 30 de abril de 1907, el gobernador Berg murió. El médico alemán que trabajaba en la isla esa noche no pudo determinar la causa de la muerte, pero los nativos estaban seguros de que fue una maldición de los dioses por su flagrante falta de respeto. Hoy se dice que murió como resultado de una insolación y el agotamiento por el calor mientras examinaba las ruinas.

Hay una teoría muy interesante que puede responder a las muchas preguntas sobre la misteriosa ciudad de Nan Madol y el propósito de su existencia. Madol se encuentra a medio camino entre las Islas Hawaianas y Filipinas. Las tormentas y los grandes tifones tienen aquí su epicentro Esto sucede cuando el aire frío entra en contacto con las cálidas aguas de las Islas Carolinas. Quizás esto no sea coincidencia. Debido a que esta zona genera esos importantes fenómenos atmosféricos, las tormentas raramente golpean la isla directamente. Esto hace que sea el lugar más seguro en el Pacífico.

Nan Madol y Kosrae (un islote similar a Madol) crean una zona de 400km de largo. Este tramo es el lugar de nacimiento de los tifones, y donde cobran fuerza. Comienzan a crecer y terminan arrasando las Filipinas.

Electromagnetismo

Joseph Newman, declaró a finales del siglo pasado que «el efecto principal con respecto a los huracanes es electromagnético». Newman llegó a la conclusión de que la temperatura era de importancia secundaria en la producción de un huracán, y añadió que el electromagnetismo era el factor más importante.

Pohnpei, la isla unida a Madol, tiene una sutil y constante actividad sísmica. La actividad sísmica genera piezoelectricidad. La piezoelectricidad se comporta en el basalto magnetizándolo y provocando una pequeña descarga hacia el cielo.

Leyendas, mitos, magia, verdad y teorías. Todo cuenta en Madol y nos proporcionan muchos caminos para elegir. Todo depende de cómo queramos que sea la historia. Hay un viejo refrán que dice: «Hay un poco de verdad en todo lo que decimos». Todas las leyendas y mitos se entrelazan con un poco de verdad.

Únete la tribu en Facebook para compartir y conocer temas similares: D'A
Busca en FB a: Dimensión Alterna únete y comparte tu opinión en la comunidad.
Recibe actualizaciones inmediatas: Suscribir al grupo de whatsapp

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

oscarhttps://oscarsaid.com
Formador de historias verídicas y mitológicas en la configuración de D'A (Dimensión Alterna) puede seguirme en la red social o en el grupo de FB: Dimensión Alterna

Artículos relacionados

artículos populares