fbpx

Los Wandjinas: Las supuestas huellas Extraterrestres en Australia

La región de Kimberley es una zona remota, muy poco poblada y visitada, cuenta con grandes ríos y magníficos paisajes de tonos rojizos.


En ese lugar existen unas pinturas rupestres de gran tamaño que llegan a medir hasta seis metros de altura. Sus rostros son blancos y sus cabezas son grandes y están rodeadas por uno o dos semicírculos.




Los aborígenes nombraron a estas figuras como «wandjinas«, y aseguran que no fueron realizadas por sus antepasados, sino por los propios seres a los que representan las pinturas rupestres, seres que descendieron a la Tierra en tiempos remotos. 

Los «wandjinas» fueron los seres que trajeron a la civilización y prosperidad al igual que otros dioses de otras culturas, su símbolo era una serpiente. 

En estas pinturas aparecen figuras de seres que llevan sandalias (los aborígenes siempre han ido descalzos), y el número de dedos de las manos y de los pies varía de 3 a 7.


De todas la figuras destaca la representación de un hombre vestido con una túnica de color rosa y un círculo doble rodeando su cabeza. También aparece con una especie de inscripción con 6 letras o números escritos en un alfabeto totalmente desconocido.




Pero no es únicamente el aspecto de estas figuras lo que llama la atención, sino sus orígenes y sus leyendas.

LAS PINTURAS RUPESTRES DE KIMBERLY

Se sabe la antigüedad de las pinturas rupestres gracias al análisis de los fósiles hallados por encima de la superficie. En su momento, las pinturas con forma humanoide o «wandjinas» se dataron con una antigüedad que supera los 17.000 años.

Australia, Kimberley, Isdell Gorge, Aboriginal rock paintings: Wandjina (cloud and rain spirit)

Se pensó que no se podría datar la antigüedad de las pinturas debido a que la prueba del carbono 14 sólo es válida para material orgánico, y las pinturas de los «wandjinas» estaban realizadas con pigmentos de base mineral.

Fue por casualidad que el arqueólogo Grahame Walsh, viera un nido de avispas fosilizado encima de uno de los «wandjinas» mientras observaba dichas pinturas.

Walsh viajó a Kimberley en 1996 junto a  Richard Roberts, un geólogo especializado en la lectura de los granos de arena mediante luminiscencia óptica, para poder analizar el avispero fosilizado y así tener una fecha aproximada de la edad de las pinturas.

Antes del análisis realizado por Walsh y Roberts, los arqueólogos habían estimado que la edad de las pinturas era de unos 5.000 años. Después del análisis se dató que los avisperos tenían 17.000 años. Walsh y Roberts dedujeron que la edad de las pinturas deberían ser más antiguas que los nidos.

La datación de las herramientas descubiertas se fijó en unos 100.000 años y los restos fósiles se dataron con una antigüedad de 200.000 años, contradiciendo así lo que la ciencia dice sobre los primeros pobladores en Australia y su aparición que tenía como máximo un flojo de entre los 65.000 y 70.000 años de antigüedad.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

oscarhttps://oscarsaid.com
Formador de historias verídicas y mitológicas en la configuración de D'A (Dimensión Alterna) puede seguirme en la red social o en el grupo de FB: Dimensión Alterna

Artículos relacionados

artículos populares