El «tenebroso amigo consciente» del Planeta: Covid-19

El paro provocado por las cuarentenas frente al coronavirus causa estragos en la economía, pero beneficia al medio ambiente.

Nadie sabe con exactitud de dónde vino… pero si el lugar en donde se originó…En esta crisis del coronavirus se está omitiendo un factor: nuestra condición de especie perturbadora, capaz de alterar los ecosistemas globales hasta dañar a los demás seres vivos y a nosotros mismos.

El coronavirus puede servir para hacernos recordar que lo minúsculo es determinante en la Tierra. Y que, en la trama de la vida, realmente somos prescindibles.

La mayor atención ahora para contener el avance del «Amigo del Planeta» (coronavirus) se centra en medidas temporales como cuarentenas que han obligado a países como China, España e Italia a mantener en pausa las actividades, lo cual ha ayudado a disminuir dramáticamente la contaminación.

Deberíamos preguntarnos si lo que está pasando es casual, episódico. O si es la consecuencia de décadas —en verdad siglos— de tener una relación perturbada con el entorno.

En un mundo donde la destrucción ecosistémica es la norma, el ser humano no solo tiene cada vez menos defensas, sino que sufre amenazas crecientes

Imagen del satélite Copernicus Sentinel-5P. (ESA) antes de COVID-19

Investigadores de la Universidad de Nueva York han descubierto que la concentración en monóxido de carbono, principalmente debida a los gases de escape de los automóviles, ha disminuido casi un 50% en las ciudades afectadas por el virus. Menos: automóviles, gente, etc., han generado una disminución extraordinaria en las emisiones de gas de efecto invernadero. Desde que el brote de COVID-19 se registró, las cosas en favor del medioambiente han cambiado de forma radical.

Durante largas temporadas, la contaminación sume a muchas zonas de China en una densa y peligrosa niebla (beijingstory / Getty Images/iStockphoto)

China es el mejor ejemplo. El movimiento de las personas es limitado; casi nadie sale de casa, con la esperanza de evitar la propagación del coronavirus. Mientras la sociedad se resguarda, la Tierra respira nuevamente. La contaminación en China se reduce, los canales de Venecia lucen cristalinos y con peces ahora que los barcos y góndolas pausaron los recorridos turísticos.

La NASA y la Agencia Espacial Europea publicaron esta semana varias imágenes satelitales, en las que se puede apreciar una reducción importante en las emisiones de dióxido de nitrógeno en el norte del país europeo entre enero y marzo.

La disminución de este compuesto químico –emitido por vehículos, plantas de energía y fábricas industriales– empezó después de que el gobierno italiano decretara las medidas de aislamiento y cuarentena, para evitar la propagación de este coronavirus.

Las imágenes son claras y contundentes. Las emisiones de dióxido de nitrógeno son bajas en comparación con los niveles de 2018. Expertos de la Universidad Bocconi aseguraron que la disminución de contaminación es “considerable”, y esto en China es aún más evidente.

De acuerdo con Joanna Joiner, física atmosférica de la NASA, en China el efecto se produjo muy rápidamente. Los niveles de emisiones fueron a la baja a medida que los negocios cerraban. El distanciamiento social que nos hemos visto obligados a tomar se convirtió en una oportunidad de limpiar el medioambiente.

Tal vez nuestro mejor sistema preventivo contra el coronavirus pase por re-pensar la manera cómo nos hemos instalado en la naturaleza

La Tierra volvió a respirar. El cielo está más claro, el agua es más clara y el aire es más puro. Estos grandes cambios en el comportamiento humano demostraron algo muy sencillo: si somos más conscientes al dejar de contaminar, los resultados serán visibles rápidamente.

El profesor Peter Daszak, de Ecohealth Alliance, declaró hace poco que las enfermedades emergentes son provocadas “por lo que hacemos en el mundo, en el medio ambiente y cerca de la vida silvestre”. En otras palabras: que al impactar, masivamente, en los ecosistemas globales nos estemos encontrando con virus inesperados.

Estamos entrando en zona desconocida

El artículo Las nuevas pandemias del planeta devastado de la revista argentina Anfibia, de la Universidad Nacional de San Martín, lo alude al explicar cómo la deforestación no solo tumba bosques; también sacude más que simbólicamente los árboles, donde habitan virus por montones. Daszak estima que, en el territorio de la vida silvestre, habría unos 1,7 millones ellos potencialmente peligrosos. Pues Es bastante limitado creer que una pandemia no tiene que ver con el deterioro ambiental, con la crisis climática. Ya cuando se desató el ébola, más de un científico sostuvo que el calentamiento anormal de ciertos lugares del África alimentó su avance. Algo similar ocurre con la expansión del zika y el dengue.

Esta pandemia podría inducirnos no solo a reinventar nuestros sistemas de Salud. Al mismo tiempo, podría alentarnos a rebobinar nuestra economía, nuestro sistema político. Se da por descontado que este mundo desigual, con sus bosques y mares depredados, con su consumismo delirante, va a poder enfrentar a un agente biológico tan diminuto que nos está poniendo de rodillas.

El Covid-19, más allá de una metáfora de la vulnerabilidad de los sistemas con múltiples desafíos, es un desafío más a este sistema

A pesar de las más de 4 mil muertes a nivel mundial, parece ser que el coronavirus está perdonando a los niños e inclusive mujeres. Los Centros para el Control y prevención de Enfermedades (CDC) sostienen que por ahora no hay evidencia de que los niños sean más susceptibles.

Sin lugar a duda El coronavirus no es el factor que va a provocar el colapso de nuestro orden social, pero puede ser el que lo desencadene en un contexto de múltiples vulnerabilidades del sistema actual. = )

Únete la tribu en Facebook para compartir y conocer temas similares: D'A
Busca en FB a: Dimensión Alterna únete y comparte tu opinión en la comunidad.


oscarhttps://oscarsaid.com
Formador de historias verídicas y mitológicas en la configuración de D'A (Dimensión Alterna) puede seguirme en la red social o en el grupo de FB: Dimensión Alterna

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados

Comentarios

artículos populares

El misterio del Rey Salomón y los objetos divinos

Por todos es conocida la figura del rey Salomón, personaje que aparece no sólo en los textos bíblicos sino al que también se...

El caso más sorprendente de reencarnación: Titu Singh

Titu Singh tenía dos años y medio de edad cuando comenzó a relatar a su familia que tuvo  una vida anterior, en Agra,...

Los Súcubos e Íncubus demonios con cuerpo de mujer

Muchos creen que los súcubos y los íncubos son como esos típicos demonios alados, con cuernecitos y cola. Nada más lejos de...