fbpx

Uno de los secretos militares mejor guardados de la historia: Fuego griego

El mortífero fuego valyrio de la serie Juego de Tronos está inspirado en un arma incendiaria real que salvó Constantinopla de la expansión islámica. La lista de ingredientes de este invento bizantino, cuyas llamas devoraban las flotas enemigas con rapidez, no ha llegado hasta nuestros días, pero se sabe que apagarlo era toda una hazaña porque ardía en contacto con el agua. Químicos e historiadores tratan de reescribir su fórmula perdida.

Allá por el siglo VII, los bizantinos crearon un arma conocida como «fuego griego» para proteger a Constantinopla durante el asedio árabe. El Imperio bizantino fue el ala oriental del Imperio Romano de Occidente y sobrevivió mil años.

Los bizantinos usaban diferentes nombres para el fuego griego, como fuego del mar o el fuego líquido, y si bien no fue el primer arma incendiaria de la historia, era increíblemente efectiva. Todavía estamos hablando de ella hoy en día en parte porque nadie sabe qué ingredientes componían la mezcla. De hecho, los ejércitos que capturaron el líquido junto con la máquina o dispositivo que lo lanzaba no fueron capaces de replicar ninguno de ellos. El misterio de fuego griego ha cautivado a historiadores y científicos durante siglos y seguro que sirvió de inspiración para la invención del napalm y el lanzallamas modernos.

Encontrada en un manuscrito, esta es una de las pocas representaciones antiguas sobrevivientes del fuego griego

Aunque a menudo se usaba como un término genérico para describir una variedad de fórmulas, el verdadero fuego griego era un líquido incendiario específico que se calentaba, presurizaba, y era disparado contra el enemigo.

Las características que lo hicieron singular incluían su capacidad para arder en el agua y adherirse a las superficies, y que sólo se podía extinguir con arena, aunque también, según cuentan, con vinagre u orina -aunque no creo que fueran elementos efectivos ante la urgencia-. Esta arma intentó ser replicada en los siglos posteriores pero ningún pueblo consiguió tal efectividad. La verdadera fórmula bizantina murió con el imperio, pero el petróleo, la cal viva, y el azufre son algunos de los ingredientes que han sido sugeridos por los historiadores modernos.

Las granadas de mano también se usaban en la antigüedad. Estaban llenas de fuego griego y selladas de modo que todo lo que un soldado necesitaba hacer era lanzar la granada hacia el enemigo para eliminarlo. Las granadas de mano que tenemos ahora son un descendiente directo de estos artilugios.

Al igual que con las granadas, el mundo moderno también ha encontrado la manera de hacer su propia copia del fuego griego: napalm. La palabra proviene del griego y del latín, nafta, y del ácido palmítico.

Más tarde apareció en videojuegos como «Assassin’s Creed» y en la literatura fantástica al estilo Harry Potter. El fuego griego demuestra que no importa cuán alta sea la tecnología de nuestro mundo moderno, algunas de las mejores y más interesantes ideas también son las más antiguas.

Únete la tribu en Facebook para compartir y conocer temas similares: D'A
Busca en FB a: Dimensión Alterna únete y comparte tu opinión en la comunidad.
Recibe actualizaciones inmediatas: Suscribir al grupo de whatsapp

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

oscarhttps://oscarsaid.com
Formador de historias verídicas y mitológicas en la configuración de D'A (Dimensión Alterna) puede seguirme en la red social o en el grupo de FB: Dimensión Alterna

Artículos relacionados

artículos populares